COMPLIANCE

Prevención, Responsabilidad y Cumplimiento

El compliance implica prevención, a través del establecimiento de políticas y procedimientos claros y robustos; responsabilidad, mediante mecanismos de detección, auditoría y control; y cumplimiento, como la capacidad de respuesta para generar evidencias de cumplimiento, encauzar prácticas y conductas apropiadas y, en su caso, corregir. En el ejercicio del compliance, el papel del más alto liderazgo de cada empresa es hacer viable que su personal se apropie del compromiso de cumplir con el Código de Ética.