No hay excusas para incurrir en conductas corruptas

En junio de 2017, la Secretaría de la Función Pública (SFP) y la Agencia Alemana de Cooperación Internacional (GIZ) suscribieron un Memorándum de Entendimiento para fomentar el intercambio de buenas prácticas en la promoción de la integridad en el sector privado.

No eXcuses! Rebatir las 10 excusas más frecuentes por conductas corruptas. Guía de bolsillo

Como parte de esa colaboración, Alliance for Integrity elaboró la Guía de Bolsillo No eXcuses! Rebatir las 10 excusas más frecuentes por conductas corruptas para profesionales de los negocios, con el apoyo de la SFP.

La Guía parte de reconocer que existe la percepción de que la corrupción representa una oportunidad a corto plazo o que forma parte de la actividad empresarial; así, los colaboradores pueden participar en un acto de corrupción aún sabiendo que ello está mal y les genera un conflicto interno, pues todos desean ser personas honestas y éticas.

Con frecuencia, esos conflictos internos se resuelven recurriendo a excusas, por ejemplo: no sabía que eso era corrupción; no lo hice por mí, lo hice por la empresa; nadie sale perjudicado, todos ganamos; o usted no entiende cómo se hacen los negocios aquí.

En la Guía No eXcuses Alliance for Integrity identificó las diez excusas más recurrentes con las que se pretenden justificar actos de corrupción y plantea la necesidad de enfrentarlas, de tal manera que las empresas no sólo las prohíban en sus códigos, sino que trabajen en el convencimiento de su personal y le proporcione herramientas para actuar de manera íntegra frente a situaciones adversas.

Propone siete consideraciones prácticas para rebatir las excusas:

1. Entender los riesgos.

2. Capacitar y comunicar adecuadamente.

3. Recordar regularmente los valores de la empresa a las y los empleados.

4. Recompensar e incentivar a quienes destacan.

5. Castigar a quienes cometen infracciones.

6. Hacerlo bien y contarlo.

7. Predicar con el ejemplo.

www.allianceforintegrity.org/es/